Leptospirosis en gatos: ¿Mito o realidad?

Investigadores de la FCV-UNR determinaron una tasa de seropositividad a Leptospira spp. del 23% en más de 500 gatos analizados y cuando se trató de gatos con patologías a nivel renal la tasa hallada superó el 50%. Recomiendan a los veterinarios que tengan en cuenta la leptospirosis a la hora de realizar el diagnóstico diferencial en felinos con síntomas de una enfermedad infecciosa de origen bacteriano.

Gato enfermo de leptospirosis.

La médica veterinaria, Dra. Silvina Francois, profesora adjunta e investigadora exclusiva de la cátedra de Microbiología, encabeza el grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario, que investiga cómo afecta la leptospirosis a los animales. Desde el año 2016, centraron sus estudios en los gatos y en lograr desmitificar la teoría instalada entre los profesionales veterinarios, de que esta enfermedad no los afecta.

“El objetivo fue determinar la tasa de seropositividad a Leptospira spp. y la frecuencia de detección de distintos serovares, en gatos con y sin sintomatología clínica de afecciones renales, empleando la técnica de aglutinación microscópica (MAT)”, expresó Francois.

Durante el proceso de la investigación, las muestras de sangre se obtuvieron por punción venosa y el suero se mantuvo refrigerado a -20°C hasta su análisis mediante la técnica de MAT. Se emplearon cepas de referencia de los serovares de Leptospira spp.: Pomona Pomona; Icterohaemorrhagiae Copenhageni M 20, Canicola Canicola Hond Utrech IV, Australis Bratislava Jez bratislava, Pyrogenes Salinem, Sejroe Hardjo type Prajitno Hardoprajitno, Autumnalis Autumnalis Akiyami A, Bataviae Bataviae Swart de Leptospira interrogans; Grippotyphosa Moskva V y Cynopteri Cynopteri 3522 C de L. kirschneri y Ballum Castellonis Castellón 3 de L. borgpetersenii. La dilución de los sueros utilizada como punto de corte fue de 1:25.

Gato con leptospirosis con necrosis de punta de lengua

“Cuando se analizaron gatos con patologías renales, los resultados nos permitieron observar una tasa de seropositividad a Leptospira spp del 53,33%. En un solo caso pudimos detectar títulos altos de anticuerpos a varios serovares que nos permitió establecer el diagnóstico de leptospirosis clínica, mientras que en el resto de los animales solamente pudimos comprobar que habían estado infectados con Leptospira spp.”, expresó la profesional.

Al respecto, Francois manifestó que “nosotros pudimos comprobar en un gato padeciente de leptospirosis que se produjo una respuesta inmunológica que logró alcanzar títulos altos de anticuerpos, medibles mediante la MAT, tal vez porque se trató de un caso de leptospirosis clínica. Algunos autores sostienen la teoría de que los títulos de anticuerpos podrían descender rápidamente en esta especie, por lo que sucede que cuando el paciente felino llega a la consulta debido a problemas renales, los títulos de anticuerpos detectables en el suero sanguíneo no son tan elevados por sobre el punto de corte de la MAT. Hay que considerar que la respuesta inmunológica varía según el estado de la enfermedad que el gato está cursando. En muchos casos puede tratarse de una leptospirosis subclínica, sin sintomatología aparente”.

“Hay que continuar con la investigación, ya que los serovares de Leptospira spp. utilizados en los ensayos de laboratorio, son los reportados principalmente en la bibliografía actualizada sobre el tema, pero, tal vez, habría que ampliar esa batería de antígenos para ver si no hay otros que sean igual o más importantes para los gatos”, remarcó.

Integrantes del laboratorio de leptospirosis FCV UNR

RESISTENCIA A MOSTRAR SÍNTOMAS

“Este trabajo permitió determinar que la leptospirosis afecta a los gatos de la misma manera que a otros animales, solo que esta especie parecería ser menos propensa a demostrar síntomas lo que conduce a que, en muchas oportunidades, los dueños de estas mascotas no adviertan los síntomas rápidamente. Por lo cual, los gatos suelen arribar a la consulta veterinaria cuando padecen una insuficiencia renal avanzada”, detalló Francois.

“Cuando llegue a la consulta un gato con síntomas que indiquen una enfermedad infecciosa de tipo bacteriana y principalmente con síntomas de insuficiencia renal, los veterinarios deben pensar en la leptospirosis a la hora del diagnóstico diferencial, porque es una enfermedad importante para estos animales, que la mayoría de las veces tiene un desenlace fatal”.

VACUNAS PARA GATOS

“En Argentina se emplean vacunas contra Leptospira para inmunizar a los caninos pero no existen para los gatos, a pesar de los reportes sobre la leptospirosis en esta especie que datan desde los años 1950. Deberían existir vacunas comerciales para incorporar al plan sanitario en gatos, tratándose de una enfermedad que es endémica en nuestro país”, consideró la investigadora.

Luego, añadió que “podrían utilizarse los serovares que se emplean para las vacunas de los perros porque los resultados de las investigaciones realizadas en gatos enfermos mostraron títulos altos contra dichos serovares. Los laboratorios que fabrican las vacunas deberían tener en cuenta los resultados de estudios de investigación realizados sobre este tema y desarrollar inmunógenos contra la leptospirosis para los gatos”.

¿RELACIÓN CON ENFERMEDADES INMUNO DEPRESORAS?

Finalmente, la Dra. Silvina Francois anunció que, debido a la observación realizada en el gato enfermo de leptospirosis, el cual también resultó positivo al virus de la inmunodeficiencia felina (VIF), “el próximo proyecto a desarrollar con su equipo de investigación integrado por docentes investigadores de las Cátedras de Microbiología, Enfermedades Infecciosas y Clínica de Animales de Compañía, tendrá como objetivo investigar si la leptospirosis en los gatos se encuentra asociada con enfermedades inmunodepresoras, como las provocadas por los virus de la leucemia felina o la inmunodeficiencia felina”.


PUBLICIDAD: ESTÁS A TIEMPO DE SUMARTE! RETOMAMOS EL 10 DE FEBRERO, HACÉ CLICK EN LA IMAGEN PARA MÁS INFO

This Post Has One Comment

  1. Silvina Francois

    También es importante agregar que la leptospirosis es una de la zoonosis de mayor distribución en el mundo, tanto los gatos como los perros infectados pueden liberar leptospiras en su orina, contaminando el medioambiente y aumentando el riesgo de contagio para las personas y otros animales.

Deja un comentario